¿Quien cambia el papel higiénico en tu casa?

simbolo.rollo

Si quieres OIR esta columna sobre el papel higiénico, pincha aquí

Un reciente artículo de una crítica de diseño americana pone el dedo en la llaga de lo que viene llamándose diseño funcional: se titula “¿quién cambia el papel higiénico en tu casa?”. Bueno, a mi me tiene fascinado y desde que lo leí he desarrollado esta extraña manía, que es fijarme en los porta papel higiénicos de toda casa donde paro para ir al baño se entiende. Desde hace tiempo los aseos se han convertido en una estancia a la que se le da bastante importancia, tanto en casas como en museos, discotecas y lugares públicos en general. Es, digamos, la guinda que debe estar acorde con el resto del entorno.

Pero no me iré por las ramas y trataré de centrarme en la cuestión, que esto de hablar de retretes es muy jugoso y en seguida entra uno en terrenos resbaladizos… como estoy a punto de hacer yo mismo. A lo que iba: un buen porta papel higiénico debe facilitar el cambiar el rollo cuando se ha acabado, y debo decir que ya en la mayoría de los casos en los que me he fijado, ésta regla se cumple bastante bien, pero parece un descubrimiento bastante reciente. Hace menos de 20 años el panorama era bien diferente en nuestro país, y parecía imposible las carcasas y mecanismos extravagantes de los porta-rollos, algo que les hacía tedioso de cambiar pero que conseguía el objetivo final, que era que no se viese el papel. Era una regla no escrita: ver el rollo de papel higiénico no se estilaba; de hecho, existían unas fundas de ganchillo en la que se metía el rollo extra, que nunca puede faltar en cualquier aseo precavido. Cielos, una funda de ganchillo para el rollo de papel higiénico, ahora que lo recuerdo es de no creerlo, de hecho por si alguien no lo ha vivido, colgaré alguna foto:
rollo

Seguramente la llegada del mueble sueco a España fue el viento moderno que ha aireado costumbres tan arraigadas. El diseño funcional llegó para quedarse y con él el facilitarnos las tareas más cotidianas, aunque ojo, estén atentos y no dejen de fijarse en estas sutilezas, que ya saben esto de las modas cíclicas y que todo vuelve, aunque espero que esto no sea cierto para las fundas estas de ganchillo… cielos, qué recuerdos…

Oyer Corazón para Radio5 Todo Noticias
Emitida el 25 de septiembre 2009

  1. Recuerdo que en casa de mi abuela había un portarrollos de esos antiguos. Estaba cubierto con una tapa de metal dentada para ocultar el rollo y a la vez, cortarlo. La de veces que me arañé con él…

    Eso sí, me gustaba más el que contaba con un apoyo para el rollo. Era “tirarlo” ahí dentro y ale. Ahora no es que sea mucho más dificil pero termino poniendo más veces el rollo encima de la cisterna que antes xD

  2. Assyria Moonlight

    Coincido con Skeku, mis abuelos también tenían portarrollos con dientes. Más de una vez pensé que me había quedado sin mano xD
    Y sí, espero que no vuelva la moda de las fundas de ganchillo, eran horribles! Aunque yo las acababa utilizando de sombrero o de bolsa para jugar xD
    Muy buen blog.
    Saludos!^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: