Diseño de calendarios… cómo pasa el tiempo

Ya estamos en diciembre, y, efectivamente señoras y señores, ha llegado el momento de comprar el calendario 2010! ¿El calendario 2010? se preguntarán algunos ¿qué es, una actualización para el móvil?

Y es que parece que hoy en día ya apenas necesitamos un calendario, de los de siempre, en papel. En el ordenador, en el movil, en el teléfono de casa o del trabajo… por todas partes se nos informa del día en el que estamos; y, sin embargo, se siguen imprimiendo y editando todo tipo de calendarios, de mesa, de pared, de colores, de … hace nada acaba de editarse un magnífico libro, llamado Tempus Fugit que repasa los calendarios favoritos de los diseñadores gráficos y que se convierte en un colorido escaparate de tendencias, tipografías, formatos, troqueles, encuadernaciones… bueno, qué les coy a contar. Como diseñador gráfico es uno de esos retos a los que deseas enfrentarte en algún momento; cómo hacer algo novedoso, atractivo y práctico. Últimamente hay una dificultad añadida: señalar todas las fiestas, que ya no son nacionales sino locales, por lo que resulta imposible saber si el 12 es fiesta, es puente, si los niños van al cole o si están cerradas las tiendas… algunos calendarios traen pegatinas rojas para que cada uno marque las fiestas que le tocan, no está más como idea novedosa

La tendencia tradicional siempre fue, el calendario de chicas “ligeritas de ropa” que se decía. Ahora, por cierto, se le llama porno-chic porque las fotos las hacen grandes fotógrafos y tienen siempre la sospechosa etiqueta de “fotografía artística” cuando el objetivo es que salgan pivones (y quede claro que pivón sirve tanto para chicas como para chicos, en honor a lo políticamente correcto). Porque lo que antes era tan normal al entrar a cualquier taller de coches, imprenta o fábrica, el calendario porno-chic que les decía, ya va desapareciendo, supongo que conforme la mujer se va haciendo un hueco en estos ámbitos.

La otra tendencia tradicional era una idea tan maquiavélica como efectiva: el calendario promocional. A través de él, la frutería del barrio, por ejemplo, en primer lugar te honrraba al regalártelo, tratando como cliente distinguido, pero es que además así se colaba en tu cocina y durante todo un año, cada vez que mirabas el día una vocecita te susurraba, casi subconscientemente “toma mucha fruta”.

Oyer Corazón para Radio5 Todo Noticias
Columna emitida el 16 de diciembre de 2009

Si quieres OIR esta columna sobre CALENDARIOS pincha aquí

Enlaces interesantes:

Tempus Fugit, de Index Books, y comentado en Criterion.

Calendario Porno-Chic por excelencia: Pirelli

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: