¿Acabará el e-book con el libro de papel?

Hace poco, me pedían desde la revista de FundaciónMAPFRE una opinión “a favor de que el ebook va a suplantar al libro”. Al principio me mostré reacio, como diseñador gráfico amo los libros, la imprenta, los tipos… pero pensándolo un poco escribí este texto que llamé: “El libro no es la historia” y que empieza así:

Simplemente con recordar el final de Paula, el libro de Isabel Allende, me vuelven todas las sensaciones como un vendaval: la angustia, el dolor, el valor ante la verdad… ahora mismo mientras lo escribo, recuerdo el amanecer sobre mi cama, desbordado e inundado por la historia, al tiempo que cerraba el libro, respiraba hondo, feliz, agotado, afligido y agradecido. ¿Creen que hubiera sido diferente si en vez de leer sobre papel, lo hubiese hecho sobre un e-book?
Todas estas emociones no tienen nada que ver con la tinta y el papel, sino con la narración. El Libro es un artefacto excepcional, un invento prodigioso, que disfruto tanto diseñándolo como leyéndolos; el Libro me ha descubierto las más bellas, desoladoras, extrañas y sabias historias existentes. Pero la razón de su máximo disfrute son las historias, no el soporte. Lo realmente único, especial y mágico es lo que uno siente al vivirse “años más tarde, frente al pelotón de fusilamiento, cuando recuerda el día que su padre le llevó a descubrir el hielo”.

Hay libros de ediciones excepcionales, y seguro que todos atesoramos más de una, de las que por nada del mundo nos desprenderemos; son auténticas obras maestras de la edición, como en breve las habrá también, obras maestras de la edición digital, que de alguna manera atesoraremos porque nos gusta estar en contacto con lo hecho con excelencia, con la belleza en cualquier formato.
Lo sé, lo sé, el tacto del papel, el olor de la tinta, pero ¿y si el e-book tuviese algunas ventajas imbatibles? ¿Y si me permitiese salir de veraneo sin cargar con pesados libros?, ¿y si mi hijo fuese al cole sin esa tremenda mochila?, ¿y si yo empezase una novela en el Metro, viese que no me engancha, y, con un click pasase a otra?, ¿y si pudiese leer siempre en tipografía Garamond, tan perfecta y noble?, ¿y si, ahora que leo en inglés, pudiese consultar alguna que otra palabra que se me escapa? ¿Dónde hay que firmar?

Oyer Corazón para Radio5 Todo Noticias
Columna emitida el 20 de enero de 2010

Si quieres OIR esta columna sobre EBOOKSpincha aquí

Enlaces interesantes:

Link a la revista de FUNDACIÓNMAPFRE (logo de la casa, por cierto, el de MAPFRE y el de su Fundación) en la que, en la página 6, “me enfrento” con Rogelio Blanco, Director General del Libro, Archivos y Bibliotecas. En la foto salgo con un libro en la mano, de papel, debo confesar; es el catálogo de la exposición Imprenta Real (tengo un Post sobre esta expo) que es altamente recomendable, uno de los mejores catálogos que he visto en bastante tiempo.

La experiencia de Enrique Dans con el Kindle, muy interesante post y comentarios (mas de 80, qué bárbaro).

En el blog adios a los libros, hay un post en especial sobre el Nook, que no se diga que Kindle es lo único que existe.

Una aproximación “humanista” al  fenómeno ebook en yoprogramo.com (La tecnología mola, pero los tecnólogos no!)

Una mirada al comienzo (1971) del libro electrónico en Cooking Ideas

Y, ya sé que es antiguo el video este de los monjes y la “ayuda de escritorio” pero es que es absolutamente genial:


  1. Cierto es que la misma historia cuenta un libro en papel que en pantalla, pero como diseñador gráfico que eres sabrás la importancia que tienen aspectos como el tamaño de página, la tipografía elegida, el interlineado, el color del fondo, la longitud de las líneas y mil cosas más a la hora de leer un libro.
    No lees igual un libro escrito con un cuerpo de 9 que uno con un cuerpo de 11, y es0 lo saben las editoriales, y lo tienen muy en cuenta cuando maquetan un libro, y lo mismo ocurre con la longitud de las líneas, tan importante para el descanso de la vista y para no perderse, amen de muchos otros factores que no necesito recordarte.
    Pero en el ebook todo es igual, la misma tipografía, el mismo cuerpo de letra, todo uniforme y monótono. Y para qué hablar de las pantallas que áun tienen mucho camino por delante hasta parecerse al papel. Leer un ebook es como leer en papel biblia, da la sensación de que se transparenta la otra hoja, es confuso y nada cómodo.
    Por el momento al libro le queda mucho camino por delante antes de ser suplantado.

  2. oyer

    Lo que está claro es que el ebook nunca suplantará los libros pop-up, lo digo por la referencia que as puesto en tu blog del Pequeño Nicolas… tiene buenísima pinta.
    La pongo aquí para que todos la disfruten… y luego te contesto con mas calma :)
    http://errede.blogspot.com/2010/01/le-petit-nicolas-un-livre-pop-up.html

  3. Germán

    Permiso, voy a divagar. Comparar el ebook con un libro sería como comparar un DVD a un rollo de película? Una fotografía digital con una analógica? Es posible que estas cosas reemplacen a las anteriores, lo cual no significa que sean mejores ni peores. Por un lado siginifica que son más accesibles. Por otro lado conllevan a la desventaja de la normalización; hasta -por qué no- una banalización? Las cámaras fotográficas y de video abundan, pero no todos somos fotógrafos o cineastas. Los libros digitales peden llegar a desplazar al libro papel, pero no creo que lo puedan suplantar. Creo.
    Saludos!

  4. Muchas gracias por el detalle.

  5. Dulas

    Me parece fantástico que un diseñador gráfico reconozca las ventajas del e-book, recordando también la calidad y las características del libro en papel. Porque también se puede optar por ambos, libro y e-book, en vez de la disyuntiva ¿Libro o e-book?

  6. oyer

    @Erredé
    Yo creo que es importante tb diferenciar entre libros “novelas” (es decir solo texto) y de libros “visuales” (con imágenes). Y está claro que el ebook nunca suplantará a ningún libro-objeto (de fotos de Newton, por ejemplo, aquel enorme)…
    Pero en el otro extremo tenemos, por ejemplo, el Código DaVinci, que leí en una edición barata (¡best-seller! gritaba la portada), comprada en un aeropuerto, en papel muy fino, de cuya tipografía o caja no guardo ningún recuerdo… porque me daba exactamente igual. Es decir, para leer-leer yo personalmente, que me considero un Tipó-filo, no creas que me fijo mucho. Cuando trabajo en diseño editorial siempre lo hago porque el interior tiene varios elementos para diseñar; si es sólo texto, doy unas normas (tipo, cuerpo, caja y folio) y me encargo de la portada, eso sí.
    y @Germán y @Dulas:
    efectivamente, ¿porqué hay que eliminar uno por el otro? Plantear “disyuntivas” es algo natural en todos nosotros, pero eso no quiere decir que sea el único camino. De la misma manera, que algo sea “más accesible” simplemente lo hace “más accesible” ni mejor ni peor, sólo algo diferente.

  7. Querido Oyer,

    Enhorabuena por tu artículo, tienes parte de razón, no puedo negarlo pero aún así no deja de incomodarme, de preocuparme la idea de que las nuevas generaciones se acostumbren al eBook, y al final los libros de papel se conviertan en un artículo de lujo – va camino de- que sólo comprarán gentes de alto poder adquisitivo en salas de subastas o en anticuarios de prestigio.

    Dicho esto, y haciendo alusión a Paula, “ voy a contarte una historia para que cuando despiertes no estés demasiado perdido”. El libro es un objeto de culto en el que como bien dices prima el contenido por encima de todo, porque al final es lo que reposa en la barrica de tu mente, de tu memoria, sin embargo, seríamos unos insensatos los bibliófilos si no reconociéramos que al devorar un libro , ya sea novela con simple texto o un libro de arte mucho más visual; intervienen de una manera notoria una serie de ingredientes esenciales que hacen plena esa experiencia tan adictiva para nosotros, como son la contemplación de la gráfica de la portada, la encuadernación, la calidad del papel, su gramaje y su tacto, el olor de la tinta, la admiración de la tipografía, y por supuesto el curtimiento de las cubiertas, el color añejo que van adquiriendo según vamos profundizando, dejando nuestra huella personal e intransferible en el libro al igual que hace él en nosotros. Y por último, la sensación de satisfacción cuando le concedemos el honor a dicho objeto de colocarlo en nuestra biblioteca que va creciendo año tras año en proporción a nuestro conocimiento, y que al final será nuestro mejor legado. Este último interno, y el otro – la biblioteca- externo y físico que solamente un nieto nostálgico conservará.

    En definitiva, no podemos ser conformistas y creer que el soporte no importa. En estos tiempos, no conviene olvidar la esencia de las cosas. Una prestigiosa bodega ha sacado unos caramelos-gominola que supuestamente encarnan una copa de vino, saben igual, huelen igual, tienen el mismo efecto, etc…Ja. Es más, por ser optimistas podemos incluso decir que esta innovación tiene sus ventajas , una de ellas es que no corres el peligro de que la botella se rompa en el coche, o de que se te caiga la copa del vino encima de la camisa, incluso no hace falta meterla en el lavavajillas después de tomártela. Pero no es lo mismo, y todos los que lean esto saben a lo que me refiero.

    Oyer, cada vez que leo un libro lo firmo por detrás con la fecha y escribo una breve opinión sobre el mismo. Podría hacer un esfuerzo y esquivar esta costumbre, pero…¿Y qué hago con el Ex-Libris que me regaló mi padre hace años y pego en cada ejemplar que poseo?

    Creo que seguir haciéndolo, porque hay cosas que a veces no deben cambiar.

    Un abrazo.

    • oyer

      @ Gabriel
      “Touché”, desde luego hace tiempo que nadie se refería a estas lides de forma tan emotiva, “touché” por partida doble. Pero todas tus razones son nada más (y nada menos, desde luego) emotivas; y tus emociones son nobles, compartidas y comprendidas, pero ¿lo serán por las próximas generaciones? Está bien, está bien, ya dejo el papel de defender nada, es mucho más sensato dejarse llevar por los recuerdos, el poso en la barrica de mi mente que dices. Ante eso, qué decir.
      Y para ti la lectura es una experiencia plena, y eso incluye el disfrute del Libro; suerte tienes de haber heredado/desarrollado tal placer. Me recuerda una frase que leí hace tiempo por ahí “¿Por qué será que me viene a la cabeza el amor que mi padre me transmitió por el sempiterno graznido de la puerta de entrada de mi casa y la reprimenda que le metí a un amigo que engrasó las bisagras y silenció la puerta para siempre?”
      (Pau de nut en “lista 451”) Y es que, Gabriel, eres un fetichista, cargado de buenas razones (de las mejores seguramente) pero un fetichista y ante eso los razonamientos (de la “razón”) se quedan sosos, fríos…
      Pero claro, tb es culpa de querer que el e-book sea como un Libro, y sus metáforas igual de acertadas. a este respecto te recomiendo leer un poco de este artículo: http://tinta-e.blogspot.com/2010/01/tienen-sentido-los-ebooks-largo-plazo.html
      ¡Al final te convertiré!

  8. Pau

    ¡Cielos! ¡Alguien me ha citado!

    ¡¡¡Me encanta!!! (¡Me “encanto”!)

    Y ahora ya no me quedan más exclamaciones y es muy tarde para comprar alguna en una tienda de exclamaciones.

  9. Pingback: A CinismoIlustrado: !dejad de poner jpgs en mi boca¡ « Oyer Corazón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: