Justicia tipográfica

Ustedes que no son diseñadores gráficos como yo, no saben la suerte que tienen. Yo sufro cada día al ver rótulos mal compuestos, de pésima elección tipográfica y demás horrores y errores tipográficos de los que ya les he hablado anteriormente. Pues, para colmo de males, se le ha ocurrido al ayuntamiento de la localidad donde vivo, instalar letras corpóreas a lo Hollywood, deletrando el nombre del municipio… con no se pueden imaginar qué mala pata, tipográfica.

Son 11 espantosas letras corpóreas que forman el largo nombre del pueblo, de unos 50 cms de altura, erráticamente desperdigadas de pié entre las rocas, arbustos y flores de la rotonda; a punto estaba de escribir una inútil nota al ayuntamiento pidiéndoles consideración por los que nos fijamos en estas cosas, cuando un colega diseñador me habló de Justicia Tipográfica. “Es el Equipo A pero con todas la letras, te organizaré un encuentro” fue todo lo que me dijo al respecto. A las dos semanas, ya olvidado el asunto, recibí un curioso mensaje que sólo decía “Justicia Tipográfica”. Esa tarde, volviendo a casa, reparé en que ya no estaban las letras. Simplemente habían desaparecido ellas y cualquier rastro de que hubieran estado allí. Ahora ya solo hay rocas, arbustos y flores. Sin letras.

Han pasado cuatro meses, nadie ha vuelto a instalar esas letras ni nada parecido y no me extrañaría que ni el ayuntamiento se haya dado cuenta del robo; entre tantos departamentos y subcontrataciones, se asumirá que la orden habrá partido de alguna instancia superior. Es de una elegancia sibilina, pensándolo ahora seguro que ni siquiera han actuado con nocturnidad y alevosía, sino con unos simples monos de trabajo, verde fosforito, bien llamativo y a la vista de todos.
Busqué en Internet y no encontré ninguna referencia a Justicia Tipográfica; no se hacen propaganda, no aceptan encargos, y solo puedo asumir que la clave de su éxito es que nadie nunca sepa de ellos, que nadie nunca se dé cuenta de lo que han hecho.
Localicé al colega que nos puso en contacto y me convenció de que, como no puede ser de otra manera, nada de esto es cierto, todo es una invención de éste que les habla, como ya habrán adivinado los más avezados oyentes. De cualquier otra forma estaría aprovechando esta tribuna pública para relatar un delito, nada más lejos de mi intención.

Oyer Corazón para Radio5 Todo Noticias
Columna emitida el 17 de Febrero de 2010

Si quieres OIR ESTA COLUMNA sobre Justicia Tipográfica, pincha aquí

Enlaces interesantes, como tales, no he encontrado, así que estaba pensando en lanzar esto del Museo de los Horrores Tipográficos quizás en la línea de aquella iniciativa de Basurama: el Safari Tipográfico.. ¿alguna sugerencia, foto o comentario?

  1. La primera regla del Club de la Lucha es:
    Nadie habla sobre el Club de la Lucha
    La Segunda regla del Club de la Lucha es:
    NADIE habla sobre el Club de la Lucha
    :)

  2. Todo fue un producto de tu imaginación jajajaj ;)

  3. Termopilas

    Cuando quieras nos acercamos por esa desafortunada rotonda, y hacemos justicia, aunque sea tipográfica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: