Maldito Qwerty

De entre todas las mejoras tecnológicas que tienen que ver con el teclado de los ordenadores, apenas encuentro interés sobre algo de cajón: cambiar el orden de las letras.

Porque, sí, se mejoran los teclados, se hacen más ergonómicos, algunos de pueden enrollar para su transporte (y consiguiente vacile con los amigos), se pueden incluso proyectar sobre cualquier mesa, por lo que ni siquiera entonces existen físicamente, no me digan que no parece ciencia ficción, pero todos empiezan por el mismo lugar: un problema que se llama QWERTY.

QWERTY son las seis primera letras de todo teclado o máquina de escribir, las que están en la parte izquierda superior, y le sonará especialmente si ha estudiado mecanografía. Pero bueno, a lo que iba: el orden en el que están dispuestas las letras de todo teclado responde a un problema de diseño: cuando en las máquinas de escribir antiguas se apretaban dos letras cuyos martillos estuvieran muy juntos.. clac, clac, se quedaban enganchados uno con otro. Ante tal problema, en lugar de diseñar un sistema mejor que evitase esto, se repartieron las letras arbitrariamente para que no coincidiesen dos que se usen mucho juntas… es decir, una chapuza de solución que precisamente hace que la mecanografía sea tan difícil de aprender, porque las combinaciones más comunes están especialmente separadas.

Estamos hablando de una solución adoptada en 1868, repito 1868, que tuvo la fortuna de standarizar las máquinas de escribir, pero que no tiene ningún sentido ni razón de ser hoy en día. Incluso los mini-teclados de los móviles que los tienen responden al maldito QWERTY, es increíble, hombre. En fin, que si me plantease una lista de diseños insensatos ya tendría la primera propuesta… y lo peor de todo es que nadie ha hecho excesivos esfuerzos para cambiar algo tan flagrante, y que además puede ser de interés comercial. Bueno, yo lo dejo caer… la posibilidad de mejorar un diseño de, repito, 1868.

Aunque también es de justicia reconocer los aciertos de aquel primitivo teclado que ha llegado hasta nuestros días, como es por ejemplo, la inmensa fortuna de que incluyese, por razones todavía no del todo explicable, ese curioso símbolo que es la arroba, sin la que Internet hoy sería otra cosa y sobre la que, por cierto, hablaré la semana que viene.

Oyer Corazón para Radio 5 Todo Noticias

Si quieres OIR ESTA COLUMNA sobre QWERTY, pincha aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: