Robotic Chair ¿Almas de metal?

Este año se ha presentado en el SONAR, una instalación llamada Robotic Chair, que ha desarmado todos los prejuicios y manías que les teníamos a esos seres tan fríos y perfectos como son los robots.

La instalación es de lo más sencilla: una silla de madera en el centro de un espacio; de repente, la silla… catacroc, se desarma, se desmonta estrepitosamente, como si cada una de sus piezas (patas, asiento y respaldo) dejasen de estar unidas unas con otras… catacroc, es como si una fuerza invisible la hiciera partirse, literalmente despedazarse, quedando todas las partes desperdigadas en el escenario. Súbitamente, el asiento cobra vida, emite un sonido mecánico, rota sobre sí mismo, y comienza a buscar  y a acoplarse el resto de piezas. La acción dura unos buenos cinco minutos, dependiendo de a qué distancia y en qué posición han aterrizado el resto de componentes. Una vez encontradas y ensambladas las piezas, la silla se pone de pie… y ahí se mantiene, orgullosa, cansada y altiva hasta que… catacroc, vuelve a desarmarse y comienza su particular ciclo de volver a montarse para, de nuevo catacroc.

Así es como la describen desde el SONAR: La “Robotic Chair” se distingue en el mundo de los objetos por su capacidad de suscitar empatía, compasión y esperanza. Como objeto, la silla ha sido una compañera constante y leal en la historia de la sociedad civil. La silla es un reflejo del individuo y la sociedad a lo largo de una vida: se cae, se hace pedazos, se recompone y vuelve a ponerse en pie, una y otra vez.

Y empezaba esta columna recordando los prejuicios que siempre arrastramos frente a los robots, porque nunca antes había visto uno que me emocionase. Esta Robotic Chair conecta con la gente y nos hace sentir casi compasión por un sencillo robot, algo de lo que están muy necesitados desde que la Ciencia Ficción nos los presentase siempre desprovistos de capacidad emotiva, el Cine está repleto de ejemplos. Pueden ver la instalación de esta Silla desde la web del SONARMATIC y no dejen pasar la oportunidad de verla “en vivo”… bueno ya me entienden… porque provoca toda una serie de sensaciones confrontadas que apuntan hacia un futuro donde los Robots no sean únicamente “almas de metal” (peli antigua, ver links al final).

Oyer Corazón para Radio 5 Todo Noticias

Si quieres OIR ESTA COLUMNA sobre ROBOTS, pincha aquí

Links interesantes

Por supuesto, Almas de Metal es una antigua peli sobre Robots, la primera que yo vi, creo, y que me dejó impactado. Su nombre original es West World, por cierto, aquí la crítica en Filmaffinity y aquí en ciencia-ficcion.com

Y un par de links bien interesantes desde Cooking Ideas: un invento para convertir máquinas en robots, y un ordenador jugando a Jeopardy

Y en youtube, nueve segundos de una mesa que anda… sí, algo rarito.

  1. dulas

    Es impresionante esta silla tan lista que se sabe recomponer ellas solita, es verdad que despierta sentimientos mas cálidos que otros robots. Cuando se pone de pie parece como un ternerito recién nacido alcanzando la verticalidad. Nos ayuda a ver el mundo de los objetos de otra forma, gracias por enriquecer nuestra percepción.

  2. Termópilas

    ¿Como podemos pasar cinco minutos de nuestra vida viendo recomponerse una silla?

  3. Pingback: Tecnología vs. mecánica: pierden las metáforas « Oyer Corazón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: