Una dosis de azar perfectamente calculada

No concibo otra manera de dirigir Workshops (cursos, o ejercicios de clase) que la de trabajar con Clientes reales. A veces es especialmente complicado, cierto, pero lo considero absolutamente fundamental. Como siempre digo: en Diseño, sin cliente no hay encargo. Pero además, es que el Cliente, incluso los más complicados, introducen elementos interesantes en todo proceso de Diseño.

Los neófitos en Diseño, se imaginan que un logotipo, por ejemplo, es solo trabajo de un diseñador, y esto no es del todo cierto. Pareciera que el diseñador se encierra en su estudio, a cal y canto, y produce un diseño; se lo presenta al cliente, etc… Pero esto no es así. El diseñador está abierto a todo tipo de estímulos e información que le provienen del Cliente o del mundo exterior. Diseñar no es una ciencia exacta que pueda investigarse en un laboratorio ajeno al mundanal ruido. Diseñar tiene que ver con observar, probar, rectificar… y finalmente (se espera) acertar. En todo ese proceso, yo mantengo que el diseñador debe saber introducir una “dosis de azar perfectamente calculada”. La frase no es mía, y no recuerdo de quién puede ser, y resume perfectamente esta cualidad del diseño. Básicamente se trata de que vivimos en un mundo imperfecto, y por mucho que intentemos evitarlo, nuestros diseños también lo son: imperfectos. No es que eso sea bueno, ni malo, sino que es así.

En muchas ocasiones el Cliente es que introduce esa “dosis de azar perfectamente calculada”, pero en otras es el propio diseñador quien la potencia. Introducir una dosis de azar nos hace replantearnos preguntas, redirigir nuestra estrategia, ensayar-errar-reintentar, no dar nada por sentado. Y por eso es tan importante en cualquier workshop o trabajo de diseño estar abiertos, permitir que el Cliente (o un libro que pasa por tus manos, o una obra de teatro, o…) alimente nuestro trabajo. Aceptar, permitir y estar atentos a cómo el azar conforma nuestra realidad y nuestro trabajo, ya que eso es en si misma, la vida.

Oyer Corazón para Radio 5 Todo Noticias. Columna emitida el 11 de septiembre de 2011

LINKS:

Decía recientemente el Gran Enric Satuè en MUUU2011 que El diseño no es una profesión matemática. No siempre dos y dos son cuatro. Absolutamente de acuerdo, claro.

El azar tiene también su cuota de diseño en este post de Johnson Banks sobre el Diseño por accidente (en inglés).

Design by accident es también un libro que utilizamos a menudo en el Estudio: diseños naturales creados por error o accidente.

Y, hablando de Workshops con Clientes Reales, me auto-linkeo (perdón por la expresión) al Workshop Cómo Hacer un Logotipo, que a finales de septiembre verá una nueva edición. El Cliente Real siempre es una ONG, por lo que obtiene un trabajo real de forma gratuita, y nosotros un Cliente Real.

Y, hablando de azar y, porqué no, de teorías evolutivas, este link a un interesante artículo en La Ciencia y sus Demonios, de donde por cierto he utilizado la imagen que ilustra este post.

Un Comentario

  1. Yo sólo quería saludar… que estoy mu´cansá…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: