La necesidad lectora

En una reciente reunión con un cliente, me hablaba sobre cómo el libro es la mejor solución que ha existido hasta ahora, para resolver una necesidad. Y esto pone toda la discusión sobre el libro electrónico bajo una nueva luz, la de que está aquí no para destruir el mercado editorial, no para acabar con las librerías ni las bilbiotecas, no para ser pirateado o deificado… sino porque responde a una necesidad.

Podríamos casi hablar de la Necesidad Lectora, un impulso irrefrenable que nos lleva seguir leyendo… bueno, sólo una página más, sólo hasta que acabe el párrafo, solo hasta que acabe el capítulo… sólo hasta que sean las tres de la mañana, en el mejor de los casos, cuando un relato te agarra y no te suelta bajo ningún concepto. Ésa es la necesidad que tenemos como lectores o lectoras, y la satisfaremos con lo que tengamos más a mano o nos resulte más útil, o más placentero.

Lo que las nuevas tecnologías, y nuestro día a día contemporáneo, nos exige es distinguir entre actuar como lector o como leedor. Según esta distinción que me comentaba este Cliente, Lector es lo que decíamos antes, prestarle toda tu atención a un texto, sentirte absorto, transportado a otros mundos; pero ser leedor nos sirve comprender un informe de 40 páginas sobre el que tienes que opinar ante tu jefe dentro de 15 minutos. Ahí, además, tendremos que estar leyendo mientras nos preparamos el café, revisamos la agenda y con gente entrando y saliendo de nuestro despacho.

La cuestión no es qué es mejor, ni cuál ganará, sino dejar que nuestro cerebro responda a las diferentes necesidades. Porque de lo que no podemos tener ninguna duda es que nuestro cerebro es tan potente, tan elástico para adaptarse a situaciones complejas, que sacará el máximo partido, el máximo provecho a todo lo que inventemos. La clave no es el papel o el pixel, sino el cerebro, incluido de serie en todos y cada uno de nosotros.

Oyer Corazón para Radio 5 Todo Noticias. Columna emitida el 17 de septiembre de 2011.

El Cliente del que hablo, por cierto, es Antonio Basanta, Vicepresidente ejecutivo y director general de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, con el que estamos desarrollando la Identidad y Señalización de la futura Casa del Lector (en Matadero, Madrid); un proyecto increíble del que, en cuanto pueda, os iré comentando. De cada reunión con Antonio Basanta, debo confesar que acabo con anotaciones como para escribir varias de estas columnas de Diseño Sensato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: