PIENSA antes de diseñar

Cuando mi padre empezó a ser diseñador, se hizo un chaleco con muchos y múltiples bolsillos, cada uno de ellos a la medida necesaria para llevar los útiles del oficio: tipómetro, cuentahilos, cutter, rotring, compás, lentes, reglas, pipa por supuesto… de todos estos elementos que hace 30 años eran fundamentales para mi profesión, sólo el cutter pervive. Todos los demás han sido suplantados por el ordenador en principio, y por el smartphone en la actualidad. Un smartphone se ha convertido así en la auténtica navaja suiza; un artefacto multi-multi-multi-usos con muchas más apps (aplicaciones especializadas) que downs (perdón, perdón).

Pese a esto, y a la absoluta (y bienvenida) revolución que en el mundo del Diseño Gráfico se ha vivido con la aparición del ordenador, sobre todo, y ahora con el mundo de los portátiles, las tabletas y los teléfonos estos, con tener toda la información colgada de una nube… pese a todos estos avances, decía, la herramienta básica con la que trabajamos los diseñadores es la Neurona.

Ahora podemos ejecutar nuestras ideas de forma mucho más rápida, pero debemos hacerlo partiendo de los mismos parámetros que hace 30 años: llamar la atención, dirigir la mirada del usuario. Podemos estar hablando de newsletter electrónicos, de logotipos, de señalización, de libros (en cualquier formato)… nuestro trabajo sigue siendo resolver inteligentemente los procesos de comunicación, sea ésta comunicación con un interface, con un rótulo en una calle, con un entorno saturado visualmente como un kiosko, o como cualquier web. Y, para saber resolver bien estos procesos, hemos tenido que adiestrar nuestro ojo, saber cómo jerarquizar información, cómo componerla para que sea efectiva.

Abrazo desde luego toda nuestra modernidad, pero a veces dudo de si se puede convertir en fuegos de artificio. Nos resulta relativamente fácil hacer algo llamativo, espectacular, que gire sobre sí mismo en asombrosos tirabuzones y deje al usuario boquiabierto. Pero esto solo tiene sentido cuando persigue un objetivo, responde a unas necesidades, busca una reacción previamente consensuada con el Cliente. Es entonces cuando el poder del diseño gráfico se muestra en todo su potencial, cuando se usa con inteligencia, y no sólo con los más modernos softwares disponibles en el mercado.

Oyer Corazón para Radio 5 Todo Noticias. Columna emitida el 24 de julio de 2011

Si quieres OIR ESTA COLUMNA sobre PENSAR, pincha aquí (podcast de RNE)

(muchos) LINKS (mucho) INTERESANTES:

El Chaleco que diseñó mi padre está teniendo una segunda vida de la mano de mi hermano, Baruc, dentro de su Colección (camisas, kurtas, chaquetas…). Aunque ahora el Chaleco no puede comprarse on-line, visitad su tienda, repleta de diseño sensato, y aquí muestro algunos de sus looks, chaleco incluido.


El título del Post lo he sacado de una máxima que oí a una profesora de primaria: “Antes de preguntar, piensa” le decía a los niños. Y sobre pensar, preguntar e incluso (de forma tangencial) diseñar, es muy recomendable todo lo que publica Sir Ken Robinson. Tiene un espectacular vídeo sobre los cambios de paradigma que tanto gráficamente como de contenido es muy recomendable. Sus charlas en los TED también son muy interesantes (todo en inglés, by the way).

Una de las claras aplicaciones de “pensar antes que diseñar” es el Diseño de Información, disciplina apasionante que tiene mucho que ver con cualquier trabajo gráfico. Este artículo de Sheila Pontis en ForoAlfa lo explica bastante bien. Foroalfa, por cierto es un entorno excelente de información sobre diseño.

Y, hablando de diseñar-cosas-no-de-diseño, este post de Juan Leal (Seisdeagosto) sobre el ¿diseño de moviemientos? Pues eso, que TODO hay que pensarlo antes de hacerlo.

Entrevista (de los chicos del Back To Mine) a mi padre, Alberto Corazón, El lápiz es el mejor amigo del diseñador, entendiendo el lápiz como el acto de pensar.

Y, hablando de logos, de diseño y de pensar, el link es casi automático: Piensologoexisto.com

  1. A veces me preocupa esa búsqueda constante del “efecto Wow” que buscamos muchas veces en los proyectos. Un fuego de artificio que al final acaba en algo pasajero, caduco y demodé (quién no recuerda los reflejos à-la-mac, por ejemplo) . Qué pena que sea taaan dificil vender funcionalidad y buen criterio visual a partes iguales…

    Por cierto, sobre el “efecto Wow”:
    http://de.construmatica.com/las-nuevas-fachadas-mas-alla-del-wow-effect/

    Abrazo y gracias por la mención :)

    • Oyer Corazón

      Efectivamente, el “efecto wow” debe siempre partir de los planteamientos estratégicos (y no de la resolución gráfica/formal) para tener algo de calado. Gracias por el Link, muy interesante!

  2. Ella

    ¿Y el papel? ¿Ya no se usa?¡¡Qué pena!! Bueno, mejor para los árboles.

    Me gustan los chalecos. Lo de la pipa es lo que más me ha impresionado.

    • Oyer Corazón

      Ya no nos damos cuenta, pero el fumar estaba super-instaurado en nuestra sociedad. En pipa, cigarrillos o puros, bueno no hay más que ver un capítulo de Mad Men para sentir ese pegajoso olor impregnando todo.
      Era tan así, que yo he leido Manuales de Tipografía, dirigido a los tipógrafos, donde se expicaba cómo dejar el cigarrillo para evitar que la ceniza cayese en la Caja de Tipos!!

      Respecto a lo del papel, si ya no se usa… pues tanto como antes no, claramente y de lo que los árboles sin duda se congratulan. Pero sí se seguirá usando, creo yo, aunque sólo para cosas que realmente lo necesiten, o de especial calidad (me gusta pensar).

  3. No sabía si la pipa era una pipa de fumar o algún objeto propio de los diseñadores… hablando de pipas , hay una escritora alemana Marie Luise Kaschnitz, cuya imagen me llamó la atención porque aparece fumando una pipa. Da aspecto de tener personalidad, por esa foto me leí su novela “Casa de la infancia”. Aunque la novela no me gustó demasiado. Da la impresión de que una pipa es un objeto masculino. Claro que también los chalecos.

    Hoy decían en la tele, en un programa de corazón de TVE ,que las fajas ¡vuelven! ¿Hoy no será el día de los Santos Inocentes? Pues si vuelven habrá que salir corriendo, con lo que les costó quitárselas a nuestras abuelas. Los corsés sí me gustan, pero para poco rato.

  4. Ella

    Oyer, como diseñador, te pido que hagas algo con lo de la faja. Se me ha ocurrido un lema La molla es bella. Te lo cedo, esto hay que moverlo. Las mujeres no podemos permitir que nos vuelvan a embutir. Anda, mira otro lema. Como si la sociedad no nos exigiera ya muchas cosas…

    Molla como se escribirá con “ll” o con “y”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: